Home > Blog > Muchas Iglesias, Poca Transformación

March 18, 2017

Muchas Iglesias, Poca Transformación

By Justin Burkholder

Seamos honestos, en América Latina hay muchas iglesias. Yo vivo en Guatemala, donde estamos más que saturados con congregaciones evangélicas. Se dice que hay más de 30,000 congregaciones evangélicas en Guatemala, y esas solo son las que están registradas con el gobierno.

Al mismo tiempo, muchos han hecho la pregunta, ¿qué impacto tiene la iglesia en nuestra sociedad?

En Guatemala, por ejemplo, muchos hacen esa pregunta: ¿por qué, a veces, pareciera que la iglesia no tiene un impacto en nuestra sociedad? Se dice que entre el 40% y el 50% de la población guatemalteca es evangélica. Al mismo tiempo Guatemala sigue siendo uno de los países más violentos del mundo. Sigue existiendo muchos problemas sociales, altas cifras de pobreza, una enorme cantidad de huérfanos, grandes cifras de abuso infantil, etc. Estos problemas no solo son de Guatemala, existen también en cada uno de los países de América Latina.

Lo que anhelamos como iglesias es una transformación genuina en los individuos de nuestras congregaciones que resulta en una transformación en nuestras comunidades y ciudades. En muchos casos, no estamos viendo esa transformación. Aún en lugares donde la iglesia está creciendo, su crecimiento numérico no ha tenido el impacto sobre las estructuras culturales y sociales que uno esperaría. ¿Cuál será la razón?

Desvío del Mensaje

Muchas iglesias han sido víctimas de un desvío en cuanto a su mensaje principal. Aunque el mensaje del evangelio ha llegado a América Latina, en muchos casos ese mismo mensaje ha sido abandonado. De hecho, Pew Forum hizo una encuesta del evangelicalismo en América Latina en la que concluye que un alto porcentaje de evangélicos estaban de acuerdo con los principios del “evangelio de la prosperidad”.

Esto es un desvío total del mensaje central que ha sido encomendado a la iglesia.

Por otra parte, hay muchos diferentes mensajes “principales” que escuchamos en la iglesia hoy en día. En algunas iglesias el mensaje principal es el buen comportamiento, o los diezmos, o activismo cristiano, o unción del Espíritu. Estas cosas no son malas en sí, pero ¿deberían ser el mensaje principal de la iglesia?

El mensaje correcto impulsa la misión

La solución a este desvío del mensaje central no la encontramos en seminarios ni en conferencias. La solución diseñada por Dios es la iglesia proclamando el verdadero evangelio. Esto implica que las iglesias que ya existen tenemos que evaluar el mensaje central que estamos proclamando. Adicionalmente necesitamos plantar muchísimas más iglesias que sí entienden claramente el evangelio.

Pedro nos explica que la iglesia ha sido formada con el fin de anunciar las virtudes del Dios que los ha llamado de las tinieblas a la luz. (1 Pedro 2:9) O sea que la iglesia ha sido formada con el fin de proclamar las buenas nuevas de un Dios que, en Cristo, transforma a individuos.

Este compromiso con el evangelio no solo es para asegurar que estamos diciendo las cosas correctas. Un entendimiento correcto del evangelio es la clave para la multiplicación, el crecimiento de la iglesia, y la transformación de nuestros países.

Tim Keller nos dice en su libro “Iglesia Centrada”

La Escritura enseña que el evangelio crea una forma de vida completa y afecta literalmente a todo lo que nos compete. Es un poder (Ro 1: 16-17) que crea nueva vida en nosotros (Col 1: 5– 6; 1 P 1: 23– 25).[1]

A la medida que cristianos son re-formados en esta nueva vida, por medio del evangelio, ellos llegarán a tener un impacto en sus comunidades y ciudades. Entender el evangelio no solo impacta como uno mira a Dios, sino que afecta todo. El evangelio es como un nuevo juego de lentes, ahora todo se mira diferente.

Nada impulsa la misión de la iglesia más que un entendimiento claro y correcto del evangelio. El evangelio en si es misional. El evangelio es el mensaje de Dios ejecutando su misión, enviando a Cristo, el primer misionero, con el fin de buscar y salvar lo que se había perdido.

¿Qué necesitamos?

Recuerdo bien una conversación con un amigo que es parte de nuestra iglesia. El formó parte de nuestro equipo plantador. Al principio él no tenía ningún interés en la iglesia institucional. Al preguntarle por qué, él me dio una respuesta que jamás olvidaré. Él me dijo “no me interesan las cuatro paredes.”

En ese sentido, lo digo sin vergüenza, necesitamos una renovación del evangelio en América Latina. No me refiero a más edificios, ni más servicios religiosos. Necesitamos más comunidades de discípulos de Jesús comprometidos con el verdadero mensaje del evangelio, saturando su vida con ese mensaje, permitiendo que ese mensaje transforma cada centímetro de su vida, su entorno, y su ciudad.

[1] Keller, Timothy; Keller, Timothy. Iglesia Centrada: Cómo ejercer un ministerio equilibrado y centrado en el evangelio en la ciudad (Center Church) (Spanish Edition) (Kindle Locations 1280-1282). Vida. Kindle Edition.

ABOUT THE AUTHOR

Justin Burkholder

Justin Burkholder (@jlburkholder) y su esposa sirven como misioneros en Guatemala con TEAM (The Evangelical Alliance Mission). Actualmente, ellos son parte de un equipo plantando una iglesia en la capital de Guatemala. El es el coordinador del país de Guatemala para Acts 29, una red de plantación de iglesias. Tienen dos hijas.

RECENT POSTS

view all
Mobilizing People for Mission [Part 3]

Exclusive Content


How Do You Train Volunteers?

Exclusive Content


Lessons Learned in Bi-Vocational Rural Pastoring

Exclusive Content


Rural Church Planting as a Bi-Vocational Pastor With James Pavlic [Behind-the-Scenes]
How to Get People to Join Small Groups

Exclusive Content


Preparing for Momentum

Exclusive Content


CATEGORIES